sábado, 6 de diciembre de 2008

Buscando Rastros perdidos



Hace muchos años, un millón de años antes de Cristo, las mejores cosas de la vida eran absolutamente gratis. Pero nadie apreciaba que el cielo fuera siempre azul. Nadie felicitaba a la Luna siempre nueva.


Así que decidieron que de vez en cuando se desvanecerían y que hubiera que pagar para recuperarlas. Para eso se inventaron las tormentas.




Y no debes asustarte, porque cada vez que llueve, cáen peniques del cielo.



¿No sabes que todas las nubes tienen peniques del cielo? verás como cae una fortuna por toda la ciudad, asegúrate de que pones el paraguas del revés. Cámbialos por unos rayos de Sol y unas flores.



Si quieres tener las cosas que quieres, tiene que haber lluvia, así que cuando escuches los truenos, no te ocultes debajo de un árbol, porque llueven peniques del cielo para tí y para mí.





Hay veces que el tiempo, avanza veinte años para encontrarte en un mismo momento y comprobar, que no ha cambiado nada.



Hay veces en que el continente, no puede contener al contenido.







Gracias por vuestra compañía, a todos los que son, a todos los que están, donde quiera que estén.

Abrazos fuertes.



Pepe Ortega.

15 comentarios:

Papu García dijo...

Quizá para apreciar lo bueno de la vida, conviene que desaparezca durante un tiempo.
Después se le dará su auténtico valor.
Un abrazo amigo y sigue creando.

Pepe Ortega dijo...

Siempre habrá tormentas Papu, hay que poner el paraguas al revés.

Un Abrazo fuerrrrte.

HAKU dijo...

Qué decir de las tormentas…

De pequeña me decía que debía subirme a la cama y no andar por ahí con los pies descalzos, pues en una de esas un rayo caí sobre mí. Desde entonces prefería sentarme a la orilla de mi cama mirando hacia la ventana ver caer las gotas y dibujando formas extrañas.


Tus letras me hicieron ver las tormentas como un cuento fantástico. Mira que me podrás ver por las calles, bailando entre los charcos recogiendo peniques..! :)
Lindas letras las tuyas.

Creo que estaré leyéndote mucho.

Saludos desde esta tierra lejana...!

Pepe Ortega dijo...

Bienvenida Haku, Gracias a Papu.

Disculpa que te envíe dos comentarios, creía que se me borró el primero y no tengo memoria.

La pierdo en cada Latido nuevo.

Escoge el que te guste.

Viva Chiapas!!!.

El post de los peniques es de un musical antiguo, se lo canta un pobre a un asesino.

Sí, se fué la luz ya.

Gracias

Luis de Vega dijo...

¡Más chutes no. Mi cuchara está impregnada de...! ¿Qué carajo es eso de la foto, Pepe?

Pepe Ortega dijo...

Jajajaja, me recuerda a Aranjuez dosmilargo ese temita.

Pues una cuchara quemada sobre una mancha de alquitrán en cá mi padre.

Me gusta porque el alquitrán parece contener a la cuchara, es de esas fotos que tienes por ahí y la miras mucho y la guardas para tí, hasta que sale.

Estaré cuerdo?

Quién sabe.

Me gustaría ir a Madrid, A ver como lo hago.

Un Abrazo compare, tu eres "er de ermedio de los chichos"


Jajajaja.

Darilea dijo...

La fotografía me ha dejado algo colgada. :-)
Cuando mi niño era xico, solía decirle en los días de tormenta que no se asustara que sólo era Dios que le había dado por cambiar los muebles de sitio, según el trueno así era el mueble que había movido jeje.
Lo que nunca le confese que a mi me dan cague jeje.
Muack un besito Pepe.

curritodetriana dijo...

pepe ole tu
gracias por compartir ,
Un fuerte abrazo.

anda y ve, si tienes hambre,
que er pepe ortega tiene un granero,
y de los grandes!!

eso seguro ,jejeje
alegria

Juan Arias dijo...

Este blog no tiene desperdicio.. llevo una hora viendo fotos y leyendo textos. Estoy seguro de que pocas personas conocen esta ciudad mejor que tu amigo.
un fuerte abrazo !!

Pepe Ortega dijo...

Que bueno encontraros por aquí Curro y Juan, Alegría que me llevo.

Granero no lo sé curro pero alacena sí, con muchos departamentos.

Lo veréis cuando inicie el Blog de gastronomía y creo que el año que viene tendré bastante tiempo para hacerlo.

Abrazos a toitos.

Pepe Ortega dijo...

Ah, y Juan Arias, eres el mejor controlador que he tenido en la radio, también has sido el único,jaja.

Eso tenemos que repetirlo, todavía me acuerdo de la sintonía- melodía de "El pasajero" que tu me buscaste, momentos irrepetibles, aunque todavía estamos a tiempo de intentarlo, jajaja.

Abrazos y rubias con espuma.

Darilea dijo...

Felices Fiestas Pepe.
:-)

Darilea dijo...

Palabras tuyas que fueron un principio para mis cavilas...
En la trastienda de la vida,
Se suceden los mejores eventos
En algún lugar del alma,
Se resguardan del frío olvido
Los recuerdos,
Extorsionados por el tiempo
los rostros se desvanecen
cual humo en el viento,
aunque siempre nos quede
el rastro de palabras que fueron
caricias regadas de sentimiento.
En la trastienda de la vida
Resucita íntegro...
¡Siempre los bellos momentos!

Pd: Lo cuelgo en mi blog con tu permiso.

calma dijo...

Gracias por el enlace de ese fantástico momento Puccini, la ópera me sobrecoge, desde pequeña he vivido la música clásica, gracias a mis padres, nunca les agradeceré suficiente el haberme hecho conocerla y amarla. Gracias a ti por este momento. Dos entradas más abajo te he dejado comentario.
Saludos

Luis de Vega dijo...

Pepe, pishita, cuéntanos argo, que tasquedao en er dosmilosho.