viernes, 21 de septiembre de 2007

Sin Título 43

Con la conciencia tranquila, me tumbo y echo la siesta, me basta la horizontal.

No le debo nada a nadie, nunca he hecho nada malo, siempre actué de conciencia, y puse mi corazón.

Disculpad si algo os ofende, sólo tenéis que apartar la mirada hacia otro lado, es fácil, a sólo un clic acabado.

En Cádiz pasa de todo, yo no aparté la mirada.

Aunque eso, no significa nada



3 comentarios:

Nebluna dijo...

En cádiz pasó de todo, pero todo es natural, el tiempo se revela contra tu estado que pasa de ser hijo, hermano a padre y abuelo.
Aunque el tiempo pase a veces nos resistimos a comprobar que no sólo hemos crecido nosotros, sino que también lo hacen aquellas personas amigas, familiares y allegados a los que queremos y respetamos.

Es duro darse cuenta de que tu mandato se acaba y dar el relevo para que cada cual lo lleve consigo, porque seguramente el relevo se llevará a la meta, pero quizás la meta no sea la misma.

Y si la equivocación existe, no sabemos valorarla sin el paso del tiempo, ya que es necesario que se dé para reconocerla y mirarla a los ojos.. e intentar decirle que ya no la verás más, aunque veamos a una de sus hermanas.

Pero sin embargo.. que bello es vivir aunque no sepamos volar.

Con cariño

Gracia

Anónimo dijo...

ingeniosa, enhorabuena

Waiting for Godot dijo...

En Cádiz pasa de todo, gracias a Dios.