martes, 14 de febrero de 2017

Latidos que encontré


En lo concerniente a las cuestiones amorosas, todo es cuestión de física, de electricidad pura. Todo lo negativo tiene su positivo y es cuestión de equilibrio de fuerzas, como la misma Vida y el Corazón de dentro nuestro que late y lleva la sangre que tenemos por dentro roja y viva.

El secreto es sencillo, todo lo que bombea en un lado lo recibe y lo entrega en equivalente medida en el otro. Si así no ocurre llega el colapso y no es cuestión de culpa, sólo es cuestión de física.

La Química, la ponemos nosotros.

Éste latido me lo encontré en el robot-bar del periódico, creo que es algo del aire acondicionado y sólo llevaba el móvil. Originariamente, no estaban así los cables, pero poner la Química bien vale un calambrazo.

A todos los que ponéis la Química va dedicado ésto, los que le hacéis la vida más fácil a los demás en los tiempos que corren, pues no es sencillo...

Decir, Hacer, Estar y Ser.

Cálidos Abrazos a los que siempre estáis presentes.


Pepe Ortega.

5 comentarios:

HAKU dijo...

Hay que estar dispuesto a muchos calambrazos cómo vos decís...

vale la pena arriesgar... !!


Muy ingeniosa imagen y que decír del texto... sin duda cargado de mucha razón... bella forma de explicar este ejercicio simple y complejo ... tal vez simplejo del amar.

Saludos combatientes!!!

Hasta siempre!

Waiting for Godot dijo...

ES TAN BONITO!!! :) Besos.

calma dijo...

Depende de la descarga que produzca conviene estar bien amarrado a la tabla de madera que siempre hay que tener a mano.
Un abrazo con chispa

calma dijo...

ummm ya veo, por eso nunca llevas el corazón encima... tomo nota :)

Pepe Ortega dijo...

Rspecto al corazón, es todo lo contrario, Besos a las comentantes.

El mundo es un pañuelo.