viernes, 18 de abril de 2008

Los tiempos están cambiando


En ésta época que vivimos en la que tenemos que aguantar que unos señores muy bién trajeados y con elegantes y lujosos coches, pagados por nosotros al igual que las facturas de los exclusivos restaurantes a los que van a mimar sus exigentes paladares, aparezcan en la prensa (negra, como el alma de algunos) diciendonos que la cosa va mal, que hay crisis (no será para ellos) con un cinismo que raya en el absurdo, aferrándose en sus cargos como alimañas y depredándose entre ellos sin el más absoluto pudor, promoviendo una Educación basada en no educar y en el mínimo esfuerzo y haciendo que suba la carestía de la vida pero no los sueldos de los que alimentamos ésta democracia enferma, que hace que nuestros hijos no puedan caminar por las calles sin el miedo a algún animal enfermo que esté suelto gracias a la dejadez y sobrecarga de los juzgados sin que se den por aludidos esos altos responsables de nuestra seguridad que viven en una nube de egoísmo espeluznante sin ningún tipo de respeto a la persona, al ciudadano, que paga su hipoteca a duras penas y ve como cada vez, en el supermercado, por el mismo dinero cada vez el carro está menos lleno y nos compran el voto (todo muy democráticamente) por 400 euros de nuestro propio bolsillo, sin reaccionar ni salir a las calles, reclamando lo que es justo, creyendo que no podemos hacer nada y entregándonos ( quien puede) a la seguridad del preso en que nos ha convertido, me pregunto:

Cuando despertaremos? cuándo daremos un golpe en la mesa exigiendo el fruto del esfuerzo agotador que supone llevar todos los días algo para comer y disfrutar de una mínima holgura que nos permita disfrutar de la vida un poco al menos?

Hoy volví a leer el periódico, demasiada realidad de golpe y a domicilio.

Es fácil apretar el cinturón en barriga ajena y como siempre a ellos les conviene, es en esos momentos cuando invierten, jugando con el dinero nuestro.

Por mi parte lo que hago es consumir lo mínimo, no cambio de coche, compro lo justo y no me permito lujos más de lo necesario. me pregunto que pasaría si todos hiciéramos lo mismo, pero para eso, tendríamos que recordar lo que valen los pueblos y volver a sentir que podemos cambiar las cosas, unidos.

O lo mismo hace falta que nos muerdan directamente la yugular para darnos cuenta.

Lo dijo una vez Bob Dylan, Los tiempos están cambiando, ya toca otra revolución.


Pepe Ortega.

6 comentarios:

Javier Benitez dijo...

Totalmente de acuerdo con tu opinion.
Un Saludo

Miguel muñiz dijo...

pues encantado de intercambiar fotos,ahora estoy dudando entre la de la azafata del museo de bellas artes o las cruces de la bofetá...dificil me lo pones con peaso fotos...

abrazo

Anónimo dijo...

Bienaventurados los ingleses porque ello supieron decir no al €.
Toma Europa, mucho ajuste con ellos, pero sus sueldos no los vemos por aqui, ni la gratuitad de libros de texto, ni intrusismo profesional, etc.
Bush, JOPUTA.

Anónimo dijo...

Soy Migue, el amigo de tu hermana. Cuánto por el cuadro de ahí arriba. Me gusta mucho.

Pepe Ortega dijo...

Querido Migue, no está en venta y es muy preciado para mí, pero si quieres te pinto otro con los mismos motivos y colores y te lo cambio por un Poema manuscrito, un abrazo fuerte. A ver si Gracia y kikemoto inauguran la temporada de barbacoas y me convidáis, Leñe, que ya toca.

G dijo...

En cuánto tenga un hueco ... la inaguaramos.. esos pinchitos "especiales" ya hace mucho que no los comemos ;-))

Pero, haga barbacoa o no, tu siempre estás invitado en casa.. como dicen los americanos.. mi casa es tu casa.

Ya sabes que te queremos....