martes, 1 de abril de 2008

El Pellizco


El acto de fotografiar es mecánico y digital, por lo del dedo pero no es sólo esto.

Hay que poner todos los sentidos y todos influyen en nosotros a la hora de hacer una foto. Hay que ver el detalle, el momento preciso, el ángulo, la luz, escuchando con todos los sentidos pero no en el momento justo de una fotografía sino antes. Hay que impregnarse del ambiente que culminará en un instante determinado en captar una imagen, como ya previamente se ha preconcebido en la cabeza con todos estos datos, aunque sea el corazón el que presione el disparador. No es sólo captar lo que vemos sino saber reconocer el gesto y lo que significa y hacerlo sutilmente, sin hacernos notar. A veces coincide con que alguien fotografiado se da cuenta y reconoce con su mirada el certero momento que le roban y lo permite cómplice.

Cuando todo ésto coincide la imagen resultante suele tener ese pellizco que hace que no puedas dejar de mirarla y pasa a formar parte de esa fototeca particular que tenemos en la cabeza y que es un referente para seguir aprendiendo que la fotografía no es un derroche de disparos para luego escoger el mejor, Quien fotografía así nunca encontrará nada porque no busca nada.

Fotografiar es vivir, sentir y contar sin palabras, con el Alma, como dijo Inge Morath quién no entendía la Fotografía como un derroche.

Las mil Palabras que vale una imagen son la del discurso del fotógrafo, cuando lo hay, no hay peor cosa que ser fotógrafo y mudo.

No digo ciego porque está Eladio Reyes, un fotógrafo cubano que ve las fotos con los demás sentidos.

"Lo que hace bonita a las flores es el tiempo que dedicamos a cuidarlas"

Antoine de Saint Exupéry.

La foto es Para Daniel Lebrato por los momentos vividos y por vivir y el texto para los que todavía nos da coraje cuando en determinadas ocasiones apretamos el disparador y suenan dos fotos.

Para Tomás Diaz Japón por las veces en que hablamos del "Pellissssco".


Pepe Ortega.

1 comentario:

Darilea dijo...

Sabes captar ese pellizco y mostrarnos más allá de la propia imagen.
Por lo menos yo lo aprecio, hay muchas de tus fotografías, y de algunos compañeros tuyos que me invitan a deambular por los rincones que a penas se ven y yo lo plasmo a traves de las palabras.
Un beso