domingo, 20 de julio de 2008

Sin noticias de mi

Aunque parezca mentira y estemos a punto de tirar la toalla, siempre hay señales que nos recuerdan lo que es más importante en la vida. Señales que sólo hay que fijarse bién para verlas pues no hay nada peor en la vida que pasar por ella sin darse cuenta de lo que ésta nos ofrece.

Con respecto a mí, para aquellos que me han preguntado por mi ausencia, ni yo mismo lo se. Sólo se que escribo cuando quiero y que no tengo prisa.

Y que soy un buscador de detalles enfermo de los ojos, de la mente, quizá esté loco o no pero que importa. No quiero ser de un equipo o de otro y mi huella es liviana, no cuelgan de mi pecho las medallas pero llevo el peso firme de mi vida con mis manos, ellas son mi ejército.

Sobre todo en éste mundo donde tan a menudo las palabras se las lleva el viento. y la gente suele mirar hacia otro lado.

Falta poco para ver el Mar y embarcar camino de
Oesternesse, falta poco para ir al Faro a buscarme y si me encuentro, tendré al fin noticias de mi, del que verdaderamente soy.

Y eso es para uno mismo.

Y los muy allegados.

Saludos a tod@s, los invisibles, los tardíos, los nuevos, los viejos, los que no llaman y los que sí. Habrá reunión en Octubre.

Y recordad siempre que no hay nada que valga más que una mirada.

Pepe Ortega.






3 comentarios:

Aitor dijo...

Bravo Pepe..!!

Darilea dijo...

Tienes razón no hay nada que valga más que una sincera mirada.
Buen descanso.
Si la vida me deja y puedo recorrer Sevilla este mes de agosto, lanzaré al viento una sonrisa para ti.
Un saludo.

Waiting for Godot dijo...

Palabras muy sabias, muy sabias Pepe. Besos.