domingo, 11 de enero de 2009

lágrimas


Cuando lejos te encuentres de mí, cuando quiera que esté yo contigo, sólo tienes que pedir un deseo. todo es posible. Aunque no tenga ganas, aunque la vida muerda, dejaré todo entonces, forzando mi sonrisa al son que toques. Pero recuerda ésto, la Magia no se fuerza y hay momentos en que todo es oscuro. No puedo convertir cualquier metal en Oro, como los alquimistas pero puedo expresar, aunque sólo sea un momento lo que siento. No puedo cambiar el transcurso del tiempo.

Cuando tú tengas pena, cuando a tí te haga falta puedes llorar en mí, remojarme en tus lágrimas, puedes atravesarme y puedes descansar aquí en mi pecho, pero no te equivoques porque mi alma no está dormida y yo pongo mi ser en todo lo que hago y poco me importa lo que piense la gente, tendrás que dejar un presente que duela.

Como un perro sin amo, me lamo las heridas y ocupo siempre el tiempo que me sobra en comprobar que es bonita la Vida y que la muerte no es más que otro principio, espero.

Y alzo la voz hasta que me la escuchen los dioses inmortales y noto, que nos tienen envidia porque nuestros momentos valen más, porque tienen un fín, es la belleza de lo efímero.

Mientras tanto, se repite siempre la misma historia y ya no puedo ver más niños muertos en el telediario, se me rompe el Alma. El pueblo israelí, de víctima a verdugo y el pueblo palestino que eligió en votación a un partido que llamaba a la guerra mientras la comunidad internacional mira para otro lado.

Donde está la Esperanza cuando mueren los niños o es que es más importante la tierra que una vida?

Se rompió la barrera, ahora todo vale.

Sálvese el que pueda.

Comienza el 2009.

Pepe Ortega.









3 comentarios:

calma dijo...

ufff qué belleza de foto... y tus letras estremecen, ahora mismo estoy temblando, la belleza me supera siempre, y aquí hay una jartá, como dicen por allá...
De lagrimas y hombros estoy haciendo ahora mismo un pequeño master, pero siempre es bonito imaginar un alma bella como la tuya.
En cuanto a los niños... es que no puedo pensar, me pongo mala y no estoy para esos trotes.
Besos, besos

HAKU dijo...

La tristeza agobia...

Anónimo dijo...

Una foto maravillosa Pepe, acorde con las palabras que le has dedicado, sin embargo, la imagen no me produce tristeza sino calma y relajación.
Estupenda, es estupenda.
Besote
Almudena Torres