domingo, 4 de marzo de 2007

Montaña Rusa


Con la guitarra en la mano y buscándose la vía,

conocí yo a un buen gitano, cerca de la judería,

su cantar estaba lleno de pura melancolía.

Recordaba a sus abuelos cantando por bulerías.


Un cortijito y un limonero,

la sombra de esa gitana que eso llama a mi deseo.

Pepe Ortega.

1 comentario:

Darilea dijo...

Y Olé¡¡
Que bien te ha quedado eso xiquillo
Muackkkkkkkkk.